Deseos de año nuevo

La víspera de Año Nuevo disponemos todos los requerimientos que se precisan para lanzar al universo nuestros pedidos especiales. El nuevo comienzo de la rotación planetaria nos inspira para renovar nuestro entorno, nuestros objetivos y nuestras relaciones con los demás.

Cuando miramos hacia el nuevo año que llega... ¿qué vemos?

La víspera de Año Nuevo disponemos todos los requerimientos que se precisan para lanzar al universo nuestros pedidos especiales. El nuevo comienzo de la rotación planetaria nos inspira para renovar nuestro entorno, nuestros objetivos y nuestras relaciones con los demás. Sin embargo, ¿en qué consisten los deseos en los que concentramos fervientemente nuestras energías? Nos pasamos la vida deseando cosas que son ajenas a lo que somos en verdad, cosas que nos distancian de la posibilidad de reconocernos y de ser verdaderamente felices. 

El mundo de las tiendas y los restaurantes nos confunde. 

Creemos, porque eso es lo que nos han enseñado a creer, que si contamos con la posibilidad de comprar las prendas más costosas, de cenar en los restaurantes más elegantes de la ciudad y de viajar a los destinos más exóticos, somos los seres más afortunados del planeta. Pero cuando vestimos dichas prendas, cuando cenamos en aquellos restaurantes, cuando nos encontramos en aquellos lugares exóticos nos encontramos con que no estamos verdaderamente satisfechos y felices. Nos vemos agobiados por la falta de tiempo, porque no entendemos a quienes nos rodean, porque no logramos el verdadero amor y, sobre todo, porque no logramos comprender nuestra verdadera naturaleza y estar conectados con nosotros mismos.

Cuando llega el fin de año, aunque nos hemos dado cuenta de que en las cosas materiales no se encuentra la verdadera felicidad, seguimos deseando alcanzar esos objetivos ajenos a nuestra verdadera esencia. En la búsqueda de cosas materiales y ficticias nos perdemos. Nos sentimos insatisfechos y eso es porque nos hemos dejado de ver a nosotros mismos, no entendemos nuestras verdaderas necesidades y nos condenamos a un mundo de insatisfacción y estrés. Los seres humanos necesitamos amor, encontrar lo que verdaderamente nos hace felices, relaciones reales y comunidad; ninguna de estas cosas se alcanza con dinero, esto solo se logra mirando en el sentido correcto: hacia nuestra verdadera naturaleza. 

¿Qué tal si este nuevo año nos concentramos en buscar nuestro ser esencial y nuestra propia felicidad? 

¿Qué tal si dejamos de lado las cosas materiales que nos concentramos en pedir al universo y empezamos a pedirle que nos ayude a volver a reconocernos, que nos ayude a encontrar nuestro verdadero lugar en el mundo, nuestra verdadera felicidad? Es momento de que concentremos nuestros sueños de Año Nuevo en descifrar las motivaciones que nos dan un lugar en el mundo, lo que verdaderamente nos puede hacer felices y el amor infinito que todos tenemos guardado en nuestros corazones. 

¡Feliz Año Nuevo! 

La víspera de Año Nuevo disponemos todos los requerimientos que se precisan para lanzar al universo nuestros pedidos especiales. El nuevo comienzo de la rotación planetaria nos inspira para renovar nuestro entorno, nuestros objetivos y nuestras relaciones con los demás.Dediquémonos a desear conocer nuestros verdaderos corazones.

Deseos de año nuevo

No hay comentarios

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *